• 30.09.2019
  • admin-seo
  • 0

Nutrición Femenina | Nutrición para la Salud Femenina

Volviendo a lo básico de la nutrición femenina

Con todas las dietas de moda que entran y salen de moda, las verdaderas necesidades nutricionales de una mujer pueden pasarse por alto. Las mujeres tienen necesidades nutricionales diferentes a las de los hombres, y esto debería reflejarse en su dieta. En general, las mujeres necesitan menos calorías que los hombres, dependiendo de su peso y niveles de actividad física.

Además de las necesidades nutricionales especiales del embarazo y la lactancia, las mujeres deben tener cuidado para evitar la anemia por deficiencia de hierro y la osteoporosis. Al volver a los conceptos básicos de una alimentación saludable, las mujeres pueden optimizar la pérdida de peso y aumentar su salud general.

Como las mujeres pierden hierro durante la menstruación, una dieta rica en hierro es importante. Comer carne y pescado varias veces a la semana generalmente proporcionará suficiente hierro. Los vegetarianos deben comer muchos granos fortificados con hierro, frijoles, lentejas y vegetales de hojas verdes. Dado que las mujeres son más propensas a la osteoporosis, la ingesta adecuada de calcio también es importante. Para obtener suficiente calcio sin demasiadas calorías, las mujeres deben elegir leches, quesos y yogures bajos en grasa, junto con el brócoli y las verduras de hoja verde.

Para el control del peso y la prevención de enfermedades, las mujeres deben prestar especial atención al contenido de grasa de su dieta. Las calorías de las grasas no deben representar más del 30% de la ingesta calórica total (no más del 10% de grasas saturadas). La forma más fácil para que una mujer satisfaga sus necesidades nutricionales es planificar una dieta rica en granos enteros, frutas y verduras frescas, productos lácteos bajos en grasa (o fuentes alternativas de calcio) y carnes magras y pescado. La dieta bien balanceada nunca ha pasado de moda.

Ideas de alimentación y nutrición saludable para la salud femenina

Si tienes un estilo de vida ocupado, las comidas saludables pueden tomar un segundo plano para tu comodidad. A menudo, es mucho más fácil pasar por el lugar de comida rápida o recoger una comida lista para llevar en el supermercado. El problema es que estos alimentos de conveniencia tienden a estar cargados de grasa y calorías.

Una mejor solución es adquirir el hábito de planificar con anticipación comidas saludables. Si puedes sentarte y elaborar una lista de la compra y un plan de menú una vez por semana, tu salud se beneficiará y ahorrará tiempo y dinero.

Ten en cuenta los principales grupos de alimentos cuando planificas las comidas. Trata de tener una fuente de proteína magra, carbohidratos complejos y al menos una porción de frutas o verduras en cada comida. Completa tus opciones con productos lácteos bajos en grasa y usa grasas saludables como el aceite de oliva siempre que sea posible. Las ensaladas pueden ser una gran opción para cenas entre semana. Elije lechugas de hoja verde oscuro, luego pégalas sobre zanahorias pequeñas, tomates pequeños, pepinos en rodajas, flores de brócoli, garbanzos, champiñones, queso cottage, nueces, lo que sea que te guste. O elije un pollo asado y panecillos de panadería de grano entero, luego cocina en el horno verduras congeladas y agrega una papa al horno si tienes tiempo.

Los salteados son otra gran opción para las noches agitadas. Si es posible, corta las verduras y las carnes por la mañana y guárdalas en el refrigerador. Agrega el arroz de cocción rápida, como jazmín o basmati, para completar la comida. Con un poco de pensamiento y creatividad, las cenas de los fines de semana pueden ser rápidas, agradables y saludables.

En farmacia online Seasano.net encontrará los mejores remedios para cuidar la salud y tener una vida sana.